San Francisco, 1920. Uno de nuestros cócteles favoritos. Según cuenta la leyenda, se creó en el Balboa Café. Esta perfecta mezcla fue una ingeniosa forma de sortear las prohibiciones en los años de la Ley Seca, ya que tanto su color como su sabor recuerdan al té helado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.