Un barman intrépido a finales de la década de 1930 logró aprovechar la fuerza destructiva de un huracán y ponerlo en un cóctel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.